Compartir

Atractivos Turísticos Naturales

.
cascada
cascada

Reserva Hídrica Natural “Parque La Quebrada”

Con una superficie de 4200 has. abarca las nacientes de los arroyos afluentes del embalse “La Quebrada”, el dique y sus alrededores.

El ecosistema al que pertenece la reserva se denomina “Chaco Serrano”. Molles, Cocos, Chañares, Talas, Peperina, Sachauasca, Mburucuyá, etc conforman su flora, en cuanto a su fauna la integran ejemplares de Zorro gris, Vizcachas, Chancho del monte, Corzuelas, Jotes, Aguila escudada, Rey del Bosque, Lagarto overo, culebras, Pejerrey, Palometas, etc.

Constituida en reserva por decreto en 1987 sus objetivos son la protección y conservación de especies autóctonas, prevenir la contaminación de las cuencas que alimentan al dique. Desarrollar actividades educativas y de investigación sobre el ambiente y sus recursos y mejorar el paisaje para el uso recreativo y turístico.

Dique “La Quebrada”

En 1943 se realiza un proyecto para abastecer de agua potable a Río Ceballos, Unquillo y Mendiolaza. Las obras de construcción se iniciaron en 1974 y se culminaron en 1976. El dique es un lugar ideal para visitar en toda época del año. En él se realizan deportes náuticos sin motor como canotaje y windsurf. Bordeando el dique se encuentran paradores equipados con asadores, expendio de bebidas, espacios verdes y estacionamiento donde se puede pasar el día.

Cascada “Los Hornillos”

La flora se despliega en un abanico de colores…helechos, violetas, verbenas, manzanilla y toda la diversidad arbórea y herbácea regional.

Es una enorme boca de piedra por la que el agua del arroyo “Los Hornillos” desciende zigzagueando en las piedras desde 8 mts. de altura para caer en la olla que se forma a sus pies. Se pude nadar, disfrutar de un día de caminata sol y picnic.

Cascada “Los Guindos”

Si llegas temprano por la mañana gozarás de todos los trinos existentes en nuestras sierras. Es un salto de 3 mts. Ocasionado por un desnivel natural del terreno. El arroyo “Los Pantanillos” cae sobre la piedra dividido en hilos de agua que forman una olla en su base. Contenida entre la vegetación es un hermoso destino para los que aprecian los detalles de la naturaleza. De fácil acceso, ideal para disfrutar de una caminata en familia o amigos.

Cascada de “Los Cóndores”

La Cascada Los Cóndores tiene 12 metros de altura y es un lugar de atrapante belleza, donde la naturaleza se brinda en todo su esplendor, ubicada en medio de una vegetación exuberante y salvaje, tras una caminata de una hora y media a través de una variada vegetación de típica flora serrana.

Salto “Quebrada de Tello”

Una invitación a encontrar el encanto de la cascada… a contemplar el paciente esculpido del agua sobre las piedras… a recostar la espalda en la mullida hierba y a reflejar el rostro en su benefactora olla.

Luego de una caminata por senderos que cruzan el manso arroyo de Tello donde se roza el monte a cada paso, se halla este ejemplo de la sutil belleza de lo natural, con sus quebradas y caídas de arroyo.

Reserva Hídrica Municipal “Los Manantiales”

Abarca 1.050 hectáreas, donde alberga un manto interrumpido de espinillos, molles y cocos, entre una diversidad de animales en especial aves. Además, protege la cuenca hídrica del arroyo Mal Paso, afluente del río Ceballos. Se puede acceder desde Av. San Martin por calle Almirante Brown o Juan Bautista Alberdi.

Las “Pisaditas”

Formación geológica natural. Son rocas de granito que solo están en ese cerro a 800 m.s.n.m. Al no permitir que la vegetación crezca la superficie exhibe la roca al desnudo con esos curiosos huecos erosionados que todavía algunos semejan pisadas.

Es un lugar de una belleza serena y silenciosa, cargado de energía y misticismo donde se produce el encuentro del hombre con su ser intimo y silvestre.

Este mogote fue atalaya de nuestros ancestros indígenas y posiblemente un altar sagrado en el que se honraba a la divinidad, rozándose con el vuelo de las aves, la brisa y el cielo.

Cerro abajo, semi oculta por la vegetación, puede verse la entrada a “La cueva de los chanchos”, cavidad natural de la montaña donde se habrían encontrado utensilios aborígenes.

Selva negra

Une al arroyo “Mal paso” de “Agua del Peñón” con el cerro “Ñu Porá” en una cota de 850 msnm. Es un camino para transitar en un marco de encanto y misterio, en pleno contacto con la Naturaleza. Internándose en un denso y tupido bosque de “Siempre verdes” de gran altura que dan nombre a este recorrido dado que el cambio de luminosidad es notorio ni bien se ingresa él.